Hola, visitante! [ Regístrate | Iniciar Sesión

299.00

Motivos por los que querrás aprender inglés

Motivos por los que querrás aprender inglés

Descripción

La globalización, como un sinónimo de las conexiones multiculturales es un factor eficaz que con gran cautela ha terminado por marcar el ritmo con el que gira el planeta. El inminente e indetenible avance de las tecnologías no ha sido más que un potenciador de esta particularidad, de la que se ha alimentado con ahínco el bilingüismo y la vital importancia de aprender inglés, hasta convertirse en un factor de provecho, casi indispensable, para la consolidación de una vida integral desde todos los sentidos, bien sea culturales, salariales, laborales, fraternales, e incluso los relacionados con la salud y la longevidad.

Por qué aprender inglés potencia tus habilidades cognitivas

Diversos estudios internacionales se han encargado de desestimar el arcaico mito que asevera que los pequeños que aprenden dos idiomas o más presentan problemas de atención, esquizofrenia, confusión, o alguna otra enfermedad de este tipo. Muy por el contrario, le han conferido a esta destreza, sobre todo si ocurre a temprana edad, la cualidad de mejorar sus habilidades cognitivas, lo que se traduce en un cerebro más activo, capaz de alternar tareas y con superior capacidad de memoria.

Desde los laboratorios de la Universidad de Granada, bajo la tutela de los profesores María Teresa Bajo y Pedro Macizo, se ha patentado un aval de esta teoría. Los investigadores midieron el tiempo de respuesta y actividad cerebral ante una pregunta de un grupo de voluntarios que hablaban perfectamente tanto español como inglés y observaron que las personas bilingües son capaces de activar dos idiomas al mismo tiempo, incluso en situaciones en las que sólo necesitan uno. Es decir, que tener esta habilidad no sólo mejora la atención, sino que también entrena la memoria.

En otro marco, un poco contradictorio y polémico, el doctor Thomas Bak, del Centro de Envejecimiento y Epidemiología Cognitiva de la Universidad de Edimburgo, entre 2008 y 2010, utilizó información de 262 individuos nacidos en Edimburgo que tenían la posibilidad de comunicarse en al menos un idioma más aparte del inglés. De ese universo de individuos, 195 aprendieron otro idioma antes de cumplir 18 años y 65 después. Los resultados arrojaron que los participantes tenían habilidades cognitivas significativamente mejores, comparado con lo que se hubiera esperado de acuerdo a sus habilidades previas. Los efectos eran muy notorios tanto en quienes aprendieron un segundo idioma en la juventud como en quienes lo hicieron ya en la adultez.

Sin embargo, desde un enfoque crítico, dichas investigaciones han terminado por pontificar, hasta un nivel casi divino o mágico, el bilingüismo, sobre todo si se trata de lenguas universales como el inglés y el español, bajo teorías o sustentos que sin bien arrojan resultados positivos, no resultan del todo concluyentes ni medibles, en especial a lo relacionado con las conexiones neuronales de “los mágicos niños superdotados-multitareas”.

Pese a los baches informativos en relación del cómo se logran resultados tan maravillosos, lo que sí ha quedado muy en claro es que cuanto a salud las ventajas son tangibles gracias a la capacidad que tiene el cerebro para desarrollarse, adaptarse y aprender a lo largo de toda la vida, incluso si ha sufrido desperfectos en alguna etapa entre el nacimiento y la edad adulta.

Las investigaciones desde la India y Reino Unido apuntan que los hablantes de un solo idioma tienen menos posibilidad de recuperación o mejoría ante patologías de este tipo, en una proporción de 40% respecto al 20%. Detallan los expertos que este fenómeno ocurre porque en el momento en que un bilingüe utiliza una lengua, inactiva la otra y viceversa, un proceso de conexión-desconexión que ofrece al cerebro un entrenamiento constante que puede actuar como uno de los factores de recuperación de la persona.

La pregunta es: ¿Cómo aprender otro idioma activa estos beneficios en nuestro organismo? O ¿Por qué resulta un componente esencial para reversar el deterioro cerebral? Pues sencillo, el aprendizaje y la práctica frecuente de otras lenguas mantiene al cerebro trabajando. La actividad es para el órgano encargado del raciocinio, lo que el ejercicio físico regular al resto del cuerpo, es decir, beneficios biológicos y cognitivos, respectivamente, y esa fusión de estímulos lo mantiene sano, fuerte y más flexible.

Como resultado, no solo alcanzamos vidas más longevas, sino que además nos alejamos sustancialmente de la posibilidad de padecer enfermedades degenerativas, como la demencia o el Alzheimer, en un porcentaje que pone para los potenciales pacientes el listón de meta mucho más cerca que cualquier otro tratamiento moderno.

Las ventajas de ser bilingüe

El segundo “Yo”

Por otro lado, están los beneficios sociales, comerciales y culturales de aprender otro idioma, después de todo, se evidencia en que más de la mitad de l

Listing ID: 1275c140bae65a1f